jueves, 14 de junio de 2018

¿Adiós al dinero?

Tomado de: Portafolio por Cecilia Rodríguez
JUNIO 13 DE 2018 - 07:54 P.M.

Suecia fue el primer país en imprimir billetes de banco y es también el primero en salir de este sistema.

Pagos
A medida que los billetes se vuelven obsoletos, actividades criminales como las del tráfico de armas y de drogas se hacen más difíciles.

Para las nuevas generaciones el dinero en efectivo será algo desconocido. Ya para muchos es innecesario porque es posible pagar prácticamente todo con tarjetas o a través del teléfono.

¿Está usted entre quienes pueden pasar días sin billetes o monedas en su billetera? ¿Ha dejado de ir al banco a sacar plata? ¿Con qué frecuencia va al cajero automático?

Aunque no sea evidente estamos viviendo un cambio de estilo de vida enorme en lo que se refiere al uso de efectivo. Es algo que está ocurriendo en todo el mundo gradualmente y que, si sigue así, llevará a la desaparición del papel moneda en un par de décadas, según los expertos. Ya algunos países como Suecia y Corea del Sur han hecho el cambio del todo y más y más se habla de un futuro sin dinero efectivo (the cashless societies).

Los humanos hemos usado sistemas de intercambio monetario de una forma u otra por lo menos por los últimos 7000 años. El primer país en imprimir billetes de banco, como los que conocemos hoy, fue Suecia en 1661 y es curiosamente ese país el primero en salir del sistema.

Restaurantes, cafés, droguerías, panaderías, supermercados han dejado de aceptar pagos en efectivo y los lectores de tarjetas y las aplicaciones de pago móvil ahora se usan incluso en situaciones que una vez fueran reservadas para pagos en efectivo, como la limosna en la iglesia o el pago de transporte. Los buses en Suecia no aceptan efectivo y tampoco lo hacen muchos vendedores ambulantes.

La demanda por billetes de todas las denominaciones en cajeros automáticos ha estado bajando en Suecia desde 2007 y hoy es solo del 2.5%, mientras que en otros países es del 20%; y aunque el gobierno sigue produciendo la moneda local, la Corona (Krona), dos tercios de la población viven sin usar billetes o monedas.

Según el Riksbank, el banco central de Suecia, apenas el 2% de todos los pagos realizados en 2015 se hizo en efectivo. El banco proyecta que el efectivo se mantendrá hasta 2030, pero no más.

Para quienes defienden la idea de un mundo sin dinero, las ventajas son inmensas. Atracadores y ladrones en Suecia están abandonando la profesión porque no es rentable. Asaltar bancos es también un trabajo sin futuro. En 2016, solo hubo dos atracos bancarios en todo el país.

Los traficantes de drogas y de armas ilícitas, los evasores de impuestos y los traficantes de sexo igualmente funcionan sobre todo en efectivo porque es más difícil de rastrear. A medida que los billetes se vuelven obsoletos, esas actividades criminales se hacen más difíciles. Además, el dinero es sucio, un vector de gérmenes y enfermedades.

Pero no todo es positivo, un reciente artículo en The Atlantic argumenta que el cambio hacia una sociedad sin dinero efectivo puede ser la razón por la cual los ladrones suecos se están embarcando en crímenes cada vez más osados.

Entre los ejemplos se incluye “una reciente serie de atracos digna del cine. Imagínese irrumpir en la parte posterior de un camión de reparto en movimiento por la noche y robar decenas de miles de dólares en productos de Apple”.

Desafortunadamente para los ladrones, se trataba de una trampa tendida por la policía, después de una serie de arriesgados robos de la misma naturaleza a camiones que llevaban mercancía de alto valor.

“A medida que el suministro de billetes disminuye, los delincuentes han mostrado un nuevo entusiasmo por el mercado negro de especies en peligro de extinción”, agrega la revista. Los crímenes que involucran especies protegidas recientemente alcanzaron su nivel más alto en una década. Un solo gran búho gris, conocido como el ‘fantasma del norte’ ahora cuesta 1 millón de coronas (alrededor de 120.000 dólares) en el mercado negro.

Otros crímenes como fraude y chantaje también han aumentado, particularmente el fraude electrónico que se dobló durante la última década, y no solo en Suecia. Las estafas en Internet son especialmente populares estos días y van desde los conocidos mensajes de e-mail, tratando de obtener información valiosa como contraseñas bancarias, hasta sofisticadas intrusiones clandestinas como ‘crypto-secuestro’ que es el uso no detectado de la potencia informática para extraer monedas virtuales.

Aunque parece irónico que ir sin dinero en efectivo puede inspirar más crimen en lugar de menos, hay investigaciones que indican que a medida que ganamos “distancia psicológica” del dinero, la disposición a robar aumenta.

De acuerdo a un análisis publicado por Bloomberg, otros países desarrollados se están moviendo en la dirección opuesta. En Japón, el efectivo en circulación aumentó a 20% en 2016 de 13,5% en 2000 y en los Estados Unidos subió a 8.1% de 6,0%. En la zona del euro, subió al 10,7% de 5,1% en 2002. En otros países importantes como China e India, el efectivo cayó al 9,2% y 8,8% respectivamente.

Publicar un comentario